ARI Pontepedriña

Santiago de Compostela. A Coruña

Los grupos Compostela y Cardenal Quiroga Palacios son dos conjuntos de vivienda pública, construidos a mediados del siglo XX en el barrio de Pontepedriña, en las entonces afueras de Santiago, y hoy prácticamente en el centro; a menos de cien metros de la futura estación intermodal.

Presentan los problemas habituales de las edificaciones de aquella época, que podemos tratar en tres niveles: urbanización y espacio público, zonas comunes de los edificios e interior de las viviendas. Quizás el más acuciante, por el envejecimiento del vecindario, tenga que ver con la accesibilidad a los bloques de viviendas, de cuatro y cinco alturas. La urbanización también tiene problemas de accesibilidad, mantenimiento y discontinuidad con las nuevas construcciones vecinas. Y el interior de las viviendas presenta variaciones en función del interés de los inquilinos. El objeto de este estudio de detalle tiene más que ver con los dos primeros puntos, sin desatender las posibles consecuencias que la intervención pueda tener en el tercero.

Tras analizar todos los bloques de viviendas se descarta la posibilidad, por cuestiones físicas, de incluir ascensores en el volumen actual de edificación. Proponemos, por tanto, sacarlos al exterior, ubicándolos de tres formas distintas en función del análisis previo. Todas ellas implican modificaciones en el portal de acceso y las escaleras. En el grupo Compostela se coloca un ascensor por cada dos portales de bloques enfrentados, cercano a la fachada este de uno de los bloques, y conectado por pasarelas abiertas, ligeramente oblicuas, con el de enfrente. Se modifica la escalera más cercana al ascensor, que pasa a ser de un solo tramo, y se elimina en el otro bloque, para permitir un acceso más desahogado. En el grupo Quiroga Palacios se plantean dos soluciones. Cuando podemos, dos portales comparten ascensor con una solución similar a la anterior; si no, uno exterior por portal, con la consiguiente modificación del acceso y escaleras. El diseño de los nuevos núcleos de comunicaciones, unitario para todo el barrio, caracterizará su imagen posterior.

En la urbanización planteamos actuaciones que tienen que ver con el impacto de los ascensores previstos, reorganización del aparcamiento de vehículos, reducción de los viales rodados, mejora de los espacios públicos, continuidad con los ámbitos vecinos de nueva construcción y revisión de infraestructuras. Se eliminan los viales en fondo de saco; se mantiene la doble dirección únicamente en el vial principal y se conecta el conjunto al este y al sur con la urbanización vecina. El rediseño geométrico nos permite ordenar las áreas de aparcamiento en superficie sin eliminar plazas. Dos de estas áreas se proponen de acceso restringido, de tal forma que mejoran su relación con el peatón, y se plantea así mismo un aparcamiento subterráneo bajo la pista polideportiva. Como consecuencia se amplían las zonas de “solo andar” y la plaza principal. Se proponen así mismo pequeños ajustes tanto en la vegetación como en el área de contacto con el río.

 

 

  • tipología
  • rehabilitación, urbanismo
  • año
  • 2011
  • promotor
  • Concello de Santiago. Oficina de casco histórico y rehabilitación